domingo, 7 de mayo de 2017

Feliz día de la madre


Para un día especial como hoy, el de las mamis, os dejo algunas imágenes que he retocado para insertar parte de algunos textos que he recopilado en las redes, porque me ha parecido buena idea.


"Carta de una madre...

Querido hijo, el día que me veas vieja,
te pido por favor que me tengas paciencia,
entiende,
que la vida es un ciclo y todos volvemos a ser niños.

Si cuando hablo contigo repito lo mismo mil veces,
no me interrumpas para decirme:
"eso ya me lo contaste",
sólo escúchame por favor.

Cuando quiera comer algo que no deba por mi salud,
no me grites,
explícame con cariño,
así como yo te explicaba muchas veces el daño que hacían los dulces.

Cuando veas mi ignorancia ante la nueva tecnología,
dáme el tiempo necesario para aprender
y por favor, no hagas esos ojos y ni esas caras,
recuerda que yo te enseñé muchas cosas:
como comer, vestirte, peinarte, cómo confrontar la vida...

El día que notes que me estoy volviendo vieja,
ten paciencia conmigo
y sobre todo, trata de entenderme...

Si ocasionalmente pierdo la memoria o el hilo de la conversación,
dame el tiempo necesario para recordar, y si no puedo,
no te pongas nervioso o arrogante,
ten presente en tu corazón
que lo más importante para mí
es estar contigo, que me pidas consejo y me tengas en cuenta.

Y cuando mis cansadas y viejas piernas
no me dejen caminar como antes,
dame tu mano, de la misma manera
que yo te la ofrecí cuando diste tus primeros pasos...

Cuando estos días vengan,
no me hagas sentirme triste,
ni me hagas sentir incompetente,
ayúdame mientras llego al final de mi vida...
pero con amor y cariño.

Regálame flores ahora que puedo oler su aroma,
dime que me quieres ahora que puedo escucharte,
recuérdame tu amor ahora que puedo verte...

Aunque no tenga dinero para premiarte con un regalo,
yo te lo agradeceré con una gran sonrisa
y si se te llenan los ojos de lágrimas al leer esto,
no te dé pena,
eso demuestra que tienes un gran corazón.

¿Amas a tu madre?
Yo sí amé a la mía.
¡Brindo por mi madre!
que cambió su figura por una barriga,
que cambió su delineador de ojos por ojeras,
ella, que cambió las noches de diversión por constantes trasnoches,
que cambió su bolso por una bolsa de pañales,
aquella madre que no le importó cambiar todo por recibir amor a cambio...

Amo a mi madre...
A los tres años: "Mami, te amo..."
A los 10 años: "Mamá, te quiero..."
A los 15 años: "Siiiii mamaaaaa... pesada..."
A los 18 años: "¡Cómo fastidias Mamá!..."
A los 20 años: "¡Quiero irme de esta casa!..."
A los 35 años: "¡Quisiera vivir con mi madre!..."
A los 50 años: "No te vayas nunca..."
A los 70 años: "¡Cuánto daría por estar cinco minutos con mi madre!..."

Yo amo a mi madre. ¿y tú?"

Vía wasap.



"Una madre es como una llama.
Hay que mantenerla viva mientras está encendida, 
porque cuando se apague,
jamás volverá a irradiarnos con su luz".

Vía facebook.




Cierta vez preguntaron a una madre cuál era su hijo preferido, aquel que ella más amaba.
Ella, dejando entrever una sonrisa, respondió:
"Nada es más voluble que un corazón de madre..."
Y como madre le respondió:
"El hijo predilecto, 
aquel a quien me dedico en cuerpo y alma...
es mi hijo enfermo, ...hasta que sane...
el que partió, ...hasta que vuelva...
el que está cansado, ...hasta que descanse...
el que está con hambre, ...hasta que se alimente...
el que está con sed, ...hasta que beba...
el que está estudiando, ...hasta que aprenda...
el que está desnudo, ... hasta que se vista...
el que no trabaja, ... hasta que se emplee...
el que se enamora, ... hasta que se case...
el que se casa, ... hasta que conviva...
el que es padre, ... hasta que los críe...
el que prometió, hasta que cumpla...
el que debe, ... hasta que pague...
el que llora, ... hasta que calle...
Y ya con el semblante bien distante de aquella sonrisa, completó:
"el que ya me dejó... hasta que lo encuentre..."
Una madre siempre ve en su hijo la esperanza dormida que un día despertará. Su fe siempre la sostiene. Madre es madre, aunque el hijo se olvide de ella. Así es y así será por siempre.

Publicado por Virginia Pollero en:




Como siempre digo... si puedes, llámala, escríbela, tómate un café con ella, abrázala y con el corazón en la mano dile que la quieres, porque cuando ya no esté, podrás convertirla en momentos de dulces recuerdos a los que recurrir cuando la vida se te haga cuesta arriba y la añoranza te embargue.

¡¡Feliz día mamá!!


¡MUCHAS GRACIAS!

¡MUCHAS GRACIAS!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...