lunes, 16 de noviembre de 2015

Flamma el Barbo.


Flamma había tenido una mala borrachera y se había peleado con su oficial superior, lo que le había costado su sentencia a la arena. Habían pasado tres días desde entonces y allí estaba, en medio del anfiteatro ataviado como un secutor, con una espada y un escudo frente a un retiario, que aunque no llevaba armadura, tenía una red y un tridente que parecía manejar con destreza. Tal era la confianza de este último, que caminaba con soberbia, provocándole para que se acercara y trincharle como a un cerdo.

Flamma estaba condenado a muerte y lo sabía, así que dejó caer su espada y su escudo y se sentó en la arena para que el retiario acabara con él y fastidiar el espectáculo. Lo había dado todo por Roma y un mal momento le había dejado desamparado, borrando los años de luchas por tierras de Hispania.

La gente lo abucheaba por no ofrecerles el espectáculo prometido. Llevaban muchos días esperando a que las grandes puertas del anfiteatro se abrieran para poder contemplar con sus propios ojos aquella atracción que se había puesto tan de moda en los últimos tiempos.

Se cerraban las últimas apuestas en las que muchos de los espectadores, ebrios de vino, se jugaban sus últimos sestercios. Pero aquello más que ser un espectáculo garantizado, se había convertido en una tediosa decepción…

Y unos gritaban: “¡Qué lo azoten hasta la muerte!”.

Otros decían: “¡No! ¡Que se lo echen a los leones, a ver como corre el muy gallina!”.

Y otras voces pedían: “¡Que lo quemen en la pira de los Dioses como sacrificio!”.

Al cabo de un rato en el que Flamma seguía sentado en la arena esperando su condena, a pesar de que los centuriones lo pinchaban con las lanzas para que se moviera, alguien de entre el público gritó el sobrenombre por el que era más conocido:

- “¡Barbo! ¡Arriba Barbo! ¡Lucha por tu vida!”.

Y Flamma reconoció la voz de uno de sus compañeros en armas. Lo buscó con ansiedad entre la muchedumbre de las gradas y allí andaban casi todos los de su regimiento, indignados ante el panorama. Y al momento sintió renovado su coraje. Recogió su espada y el escudo y gritó:

-“¡Está bien, lo haré lo mejor que pueda en honor al regimiento!”.

Entonces el retiario se dirigió hacia Flamma mientras hacía tentativas de lanzamiento con su red para enrollarla entre las piernas del contrincante, pero al no conseguirlo, optó en el último momento por lanzársela a la cara. Flamma la esquivó y vio la oportunidad de lanzarse contra el retiario y arrebatarle la lanza empujándola varios metros fuera de su alcance. Ahora sin ella, consiguió acercarse más y lo enganchó de la túnica, logrando que perdiera el equilibrio y lo tiró al suelo, donde le hincó la espada, atravesándole el cuello y finalizando así el espectáculo de muerte.

Las gradas quedaron en silencio varios minutos hasta que uno de los del regimiento gritó:

-“¡El Barbo ha matado al pescador!” y esto cosechó las carcajadas de la muchedumbre por la inesperada paradoja. Comenzaron a simpatizar con Flamma y empezaron a pedir clemencia por él. Por todas las gradas se iban levantando los pulgares arriba y aclamando “¡Viva Flamma el Barbo! ¡Viva!”. Y en ese momento Flamma supo que su vida había cambiado. Se había convertido en un gladiador.

Texto presentado a 
concurso Gladiadores 
organizado por 

NOTA: Inspirado en la historia de Flamma, un esclavo de origen sirio, que murió a la edad de treinta años, tras haber luchado treinta y cuatro veces. Le fue entregado el rudis (espada de madera que simbolizaba su libertad) cuatro veces, pero siempre lo rechazó y optó por seguir peleando en la arena. 

45 comentarios:

  1. Así que Flamma fue un personaje real, y no quiso ser libre fuera de la arena porque de algún modo, él ya había encontrado su libertad luchando como gladiador. Una historia interesante, casi que salía combate ganado por año de vida que tuvo jeje.

    ¡Un saludo Sonia!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No siempre luchaba a muerte, José. Se sabe que murió a los 30 años tras haber luchado 34 veces y ser derrotado sólo en 4 ocasiones. Quién sabe qué opciones tenía como hombre libre. Quién sabe...

      Eliminar
  2. A veces, uno tira la toalla antes de tiempo, pensando que no vale la pena luchar porque el fracaso está escrito. Un empujón de ánimo puede, sin embargo, inyectarle moral y lograr lo que creía imposible. Si no se prueba, no se logra jamás. Esta es la moraleja que se me ocurre tras leer este entretenido y pulcro relato.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno Josep, ya has visto más que yo, jeje. El relato está basado en una historia real que me ha llamado la atención. Si hubiera escrito sobre Espartaco quizá hubiera aprovechado para darle un toque reivindicativo, pero no sé por qué me quedé con este personaje. La vida y sus historias. Gracias por pasarte, un saludo!!

      Eliminar
  3. Un interesante relato basado en personaje real. Muy bien relatado.
    Un beso Sonia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Francisco, un saludo!!

      Eliminar
  4. Genial relato, un momento de superación. Me encanta que hayas elegido una historia real. Eso lo hace más interesante si cabe.
    Un besillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya gustado María, un saludo!!

      Eliminar
  5. Me pareció muy interesante, y mucho mas, cuando he leído que fue una historia real. Creo que estamos locos, es una época que jamas me gustaría vivir. Algunos gladiadores vivían de miedo, aunque se jugaban la vida cada vez que saltaban a la arena. Un magnifico relato Sonia. Be happy !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, no te creas que hemos evolucionado tanto desde entonces. No todos valemos para lo mismo. Además, ahora llevamos otros disfraces que en el fondo recuperan parte de ese pasado. ¿o acaso somos ahora menos esclavos que antes?. En fin, me alegro que te haya gustado, un saludo!!

      Eliminar
  6. Muy buen relato Sonia, :)
    Me ha gustado que esté inspirado en un personaje real, nos hace tocar la historia saber de ella.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya gustado Irene, siempre es un placer tenerte por aquí, un saludo!!

      Eliminar
  7. Es maravilloso poder conocer personajes reales de esta forma..El realto es estupendo y pone de manifiesto tu amor por las letras y la historia... Esta mezcla me recuerda a cuando repasaba las lecciones de historia con mi compañera del cole...Cada una era un personaje y dramatizábamos las situaciones..Era estupendo jajjaja !! Genial, mereces ganar ese concurso por varias razones, mi querida y admirada Sonia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja... cada cual se apaña como puede para estudiar, algunos con más imaginación que otros.
      Gracias por pasarte Alf, un saludo!!

      Eliminar
  8. Un relato fantástico, Sonia, no conocía esta historia. La has narrado de forma fascinante, ágil y amena, me ha encantado. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro Chari, la historia es una fuente para la inspiración de estos concursos. Un saludo y gracias por pasarte!!

      Eliminar
  9. Me encantan los momentos de superación y el de Barbo ha sido estupendo, sacando coraje por el apoyo de sus compañeros!!:)
    Y que la historia este basada en un personaje real la hace muy interesante, así que genial!!
    Un saludo Sonia!!;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Agustín, me alegro que te haya gustado, un saludo!!

      Eliminar
  10. ¡Qué bueno! Me encanta el momento glorioso a la par de humorístico que tiene en el último momento el protagonista. =)
    Un besote, Sonia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Soledad, la paradoja le salvó la vida en aquel momento. Gracias por pasarte, un saludo!!

      Eliminar
  11. Estupendo relato, Sonia, muy bien documentado y narrado con pulso vigoroso. Además, incorpora elementos de amistad y humor muy gratos. Como cinéfilo, no puedo evitar imaginarme a más de un actor clásico en la piel de Barbo...

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jeje Ricardo, no todos son "espartacos".
      Me alegro que te haya gustado. Gracias por pasarte, un saludo!!

      Eliminar
  12. Muy bien escrito, Sonia, me ha encantado. Te pone la piel de gallina!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Paola, me alegro. Un saludo!!

      Eliminar
  13. Vaya!, inspirador relato de lo que las palabras de apoyo de un amigo pueden causar.

    Un abrazo mujer, muy buen relato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ves Andrés, me alegro que te haya gustado, un saludo!!

      Eliminar
  14. Me encanta, simplemente me encanta, el hecho de estar basada en hechos reales le da el vuelco especial a la mente de transportarse a ese momento histórico, lo volvi a releer al ver la nota final muy buen relato un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Anto, me alegro. Gracias por pasarte, un saludo!!

      Eliminar
  15. Hola guapa! Me ha encantado saber que este fantástico relato está basado en una historia real!!
    Mi perspectiva sobre Flamma, puede ser utilizada en la época actual, serás bien acogido mientras cumplas el gusto de los demás, que actúes, como ell@s quieren que lo hagas, aunque sea de una forma brutal, te elevarán al olimpo de los dioses..en cambio si vas a contracorriente o no das lo que ell@s esperan, te hundirán en fango..en ese sentido no hay libertad, por muchos aplausos que te lleves.
    Es mi humilde opinión, feliz viernes y besotes!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Gema, muchas gracias por tu comentario y por pasarte, un saludo!!

      Eliminar
  16. Saludos Sonia, excelente tu relato e interesante la historia de Flamma, a veces se busca una razón de ser de maneras insospechadas. Éxitos y bendiciones!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mery por pasarte, un saludo!!

      Eliminar
  17. Muy buena narración y genial utilizar una historia real para tu relato Genial Sonia Un abrazo con besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Mercedes, un saludo!!

      Eliminar
  18. Un relato muy interesante, y además instructivo. Está muy bien narrado y se nota que te has documentado perfectamente. Me ha gustado mucho la frase con la que comienza el relato.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Santiago, un saludo!!

      Eliminar
  19. Excelente e interesante relato por su mensaje.
    Muy bueno Sonia.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya gustado Oscar, gracias por tu tiempo para leerlo, un saludo!!

      Eliminar
  20. Tu cuento me recuerda las veces que en momentos álgidos se descubre lo que uno es capaz de hacer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una moraleja muy positiva Maite, gracias por pasarte, un saludo!!

      Eliminar
  21. Cuando ya lo daba todo por perdido, dispuesto a entregar su vida sin conceder al público el ansiado espectáculo, Flamma el bardo encontró su lugar y su cometido en la vida, a partir de entonces, la arena y ser un vitoreado y temido gladiador, dieron sentido a su existencia. Un relato fabuloso, no solo por basarse en un hecho real, si no por estar narrado de un modo intenso y sin forzada decoración.
    ¡Abrazo, Sonia!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Edgar por tu análisis positivo, siempre es un placer tenerte por aquí, un saludo!!

      Eliminar
  22. Qué buen relato, mantienes al lector expectante hasta el final. Muy logrado, y el entorno histórico en el cual se desarrolla la historia, creíble y hasta entran ganas de darle ánimos a "El Barbo". Muy agradable leerte, Sonia.

    Demuestras "calidad" en muchos aspectos.
    Que vaya muy bien, saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Clarisa, me alegra que te guste. Siempre es un placer tenerte por aquí, que me consta que andas muy liada con tu segundo libro publicado. Un saludo!!

      Eliminar
  23. Anónimo23/4/17

    Pues yo he leido: que flamma finalmente se retiró, le dieron un rectángulo de marfil,como una placa de identificación del ejército para que la llevase colgado al cuello. Tenía una inscripción con su nombre, el nombre de su antiguo dueño y la fecha que consiguió su libertad. Flamma se casó y vivio una vejez discreta en su villa

    ResponderEliminar

¡MUCHAS GRACIAS!

¡MUCHAS GRACIAS!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...