viernes, 31 de julio de 2015

Alzheimer


Llegaba el momento, Isabel abrazaba las fotografías de su familia y pensaba con añoranza en su vida. El diagnóstico de alzheimer no dejaba duda. Pronto todo sería papel pintado cuyo aroma habría perdido esa esencia que lo dotaba de sentido. La vida le había dado mucho y ahora se cobraba con alevosía esa parte que tanto le era querida, pues en poco tiempo se olvidaría de su familia, de su hogar y de quién era ella misma.

Había creado un mundo, su mundo y ahora ni siquiera sería consciente de cómo, todo recuerdo y toda memoria de su paso, quedaría menguado en los confines de una fría habitación donde ni las paredes le recordarían lo bueno que había vivido. Su casa dejaría de ser su hogar para convertirse poco a poco en el claustro de su propia mente, que a oscuras, jamás volvería a ver luz...

¿Qué mal hizo? ¿En qué momento pudo aparecer? y lo peor de todo... ¿por qué?

Cada vez que lo pensaba, no hallaba respuesta a nada. Simplemente, la vida le quitaba su esencia, cuanto era, hasta ser simplemente un cuerpo desvalido y disfuncional donde nada tendría ninguno sentido, esperando sólo a ser consumida por un tiempo que se le escapaba a toda previsión...

A su lado, las manos de su marido la hacían volver de nuevo mientras su voz le decía: "aunque tú no sepas quien soy yo, yo sí sabré quien eres tú".



42 comentarios:

  1. Linda historia de una triste enfermedad. Me gustó el final.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Valeriam, me alegro que te haya gustado, a pesar del tema que trata, un saludo!!

      Eliminar
  2. Excelente, Sonia, un relato breve pero intenso, con sentimientos y la angustia de saber que se perderá el recuerdo, pero matizado con ese amor incondicional del ser amado. Te felicito. Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Alonso, precisamente esa pequeña chispa del final sea lo que lo haga más llevadero, al menos desde la perspectiva de quienes lo vemos desde fuera, un saludo!!

      Eliminar
  3. Una enfermedad que, creemos, la padecen más los que viven alrededor del enfermo que él/ella mismo/a. No sabemos si el/la que la padece se pregunta quién es y quién era. Solo pregunta, creemos, quiénes son los/las que le rodean.
    Un relato ciertamente triste y conmovedor.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto Josep, y muchas veces su retorno a épocas pasadas les confunden con quienes les rodean en su presente. Un saludo!!

      Eliminar
  4. Muy tierno, my friend. Es una enfermedad terrible que hace que la persona que conoces desaparezca. Un abrazo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uff la frase final, es amor!!!

      Eliminar
    2. Lo triste no es sólo que la veas desaparecer Carlos, a veces se transforman en personas que no se las reconoce por la forma de actuar.
      Y ojalá hubieran más manos de esas como las del micro, pero la realidad a veces es mucho más cruda...
      Un saludo!!

      Eliminar
    3. Lo se... conozco la enfermedad -de muy cerca y es terrible. solo se puede combatir con mucho, mucho amor y paciencia..

      Eliminar
    4. Pues sí Carlos, aunque más que combatir, yo matizaría con "sobrellevar".
      Un saludo "my friend"!!

      Eliminar
  5. Caridad1/8/15

    Sé lo que es...soy cuidadora.Es un morir día a día.
    Convencida estoy que la vida los castiga en demasía y solo el Amor de los suyos podrá recompensar un poco ,lo mucho que pierden.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido contigo Caridad, aunque ese Amor sólo los va manteniendo cerca de los suyos mientras el pago es ir viendo como se van. Pienso que ambas partes pierden demasiado... lo que han sido y en lo que terminan siendo... es terrible.
      Un saludo!!

      Eliminar
  6. Una enfermedad muy triste, olvidar quien eres tu y tus seres queridos, Dios no se que haría.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco Irma, un saludo.

      Eliminar
    2. TRISTE RELATO DE UNA REALIDAD..INEVITABLE

      Eliminar
    3. Una bella historia... simple y bella historia... posible.... realmente muy posible y quiera Dios o el diablo o quien quieras que nonos suceda.... que si ello ocurre es muy probable que ni siquiera te interesará que el sepa quien eres tu... porque para ti el no es más que un extraño... Terribles vericuetos de la mente, burla de la vida que te roba aquello que más amas.. o lo que mas temes perder... Y al final... para que ¿No?... que espanto es todo esto... que tremendo espanto... sin embargo tiene una ventaja... al final del viaje, vamos, que no te enteras...

      Eliminar
    4. Un saludo Moraiza, gracias por pasarte.
      Alberto, no sé si ese final es una ventaja o una condena... Un saludo!!

      Eliminar
  7. Muy realista... demasiado... gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por leerme, un saludo Iker!!

      Eliminar
  8. Fascinante relato, me gusto la temática y como lo abordaste. Saludos y nos estaos leyendo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Nahuel, un saludo!!

      Eliminar
    2. La biologia molecular avanza y mucho-------------------

      Eliminar
    3. No queda otra que esperar a los avances científicos, como siempre....
      Un saludo Adriano.

      Eliminar
  9. Anónimo9/8/15

    Me ha gustado mucho.

    ResponderEliminar
  10. Me ha gustado mucho gracias feliz semana

    ResponderEliminar
  11. Absolutamente estremecedor... magia en tu pluma y suma sensibilidad.
    ¡te felicito¡

    tRamos

    ResponderEliminar
  12. Conmovedor ese final... ójala todos tuvieran unas manos como esas... Gracias por compartirlo, feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Lys por pasarte, feliz semana a tí también, un saludo!!

      Eliminar
  13. Un microrrelato conmovedor y sobrecogedor, reflejo de una cruel enfermedad.
    Saludos, Compañera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya gustado Edgar, un saludo!!

      Eliminar
  14. Qué precioso llegar a blogs tan bonitos como éste. Me quedo entre tus seguidores desde este mismo momento. Las historias relacionadas con el Alzheimer me parecen tan tristes... soy psicóloga y he estado trabajando mucho tiempo con personas con deterioro cognitivo, y a veces era desgarrador. De momento mi trabajo se encamina por otros caminos, pero me gustaría volver para poder seguir ayudándoles.

    Estás invitada a visitar mi blog,
    nos leemos.

    Eva.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues bienvenida Eva. Coincido contigo, cualquier historia relacionada con esta enfermedad es triste. Este micro sólo es ficción, pero puede ser una historia real, aunque supongo que tú me podrías contar muchas más.
      Gracias por tu invitación, nos leemos!!

      Eliminar
  15. Me ha parecido tremendo, gracias por compartir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A tí por pasarte Carol, un saludo!!

      Eliminar
  16. Hola Sonia.
    El micro es devastador pero la reflexion final es soberbia y por demás acertada.
    Felicitaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Ricardo, celebro que te haya gustado, un saludo!!

      Eliminar
  17. Muy buen relato. Es la cruda realidad, y esa ni ninguna que padece el ser humano se debe evadir. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Emilio por pasarte, me alegro que te haya gustado, un saludo!!

      Eliminar

¡MUCHAS GRACIAS!

¡MUCHAS GRACIAS!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...